CUANDO LA NECESIDAD NO ES UN CAPRICHO

Entiendo la necesidad de estos indigentes intelectuales, de clamar por llamar la atención con lo que sea, sus cabecitas no dan para más.

Franco debe estar tan sorprendido como nosotros, de verse todos los días en las noticias y en bocazas como estos pijos de papa.