¿Y la sonrisa?

— La dejé en mi casa.

— ¿Por qué?

— Hoy no combinaba con mi tristeza.