CUATRO NOMBRES

Había una vez cuatro individuos llamados, Todo el Mundo, Alguien, Nadie y Cualquiera.
Siempre que había un trabajo que hacer, Todo el Mundo estaba seguro que Alguien lo haría.
Cualquiera podría haberlo hecho, pero Nadie lo hizo.

Cuando Nadie lo hizo, Alguien se puso nervioso porque Todo el Mundo tenía el deber de hacerlo.
Al final, Todo el Mundo culpó a Alguien cuando Nadie hizo lo que Cualquiera podría haberlo hecho.