CURSIS EN BUSCA DE PODER

Hay que reconocer que Pedro Sánchez se trabajó muy poco su investidura. Es más, diría que no hizo prácticamente nada. Si fuésemos un país avanzado, estaríamos ahora mismo formando un gobierno de salvación nacional, con la participación de PP y Ciudadanos, ayudando al PSOE.

Es cierto que el candidato socialista no se lo merece, pero España y los españoles sí. Los tacticismos se pueden orillar en esta ocasión. Sobre todo ahora que sabemos lo que quiere Podemos a cambio de sus escaños.

Tomen nota: Justicia Fiscal, Derechos de los Animales y Economía de los Cuidados, entre otras. No se puede ser más cursi y al mismo tiempo retorcer más el lenguaje para envolver un proyecto político en el que sobresale esa pulsión por atacar la libertad de los ciudadanos. Justicia fiscal: ¿Quién decide lo que es justo en materia fiscal? ¿Pablo Iglesias?

Vamos derechos a unas nuevas elecciones, donde Sánchez puede rentabilizar todo este ejercicio de afectación y extravagancia política de la extrema izquierda.

Mientras, a España no le va mal sin gobierno: crecemos por encima de la media, gracias a la inercia de la política seria.

El Astrolabio ( ABC )