DAR IDEAS

La Sala del Supremo que mantiene en prisión preventiva a Junqueras (cuánto habrá lamentado no ir a Bruselas, donde los coimputados desleales disfrutan de libertad preventiva) por posible reincidencia unilateral y violenta (entrando, ay, trapaceramente en el fondo del asunto), argumenta extemporánea en su auto: “Defender una tesis u opción política según la cual debe establecerse la independencia de una parte del territorio nacional es legítimo.

La Constitución admite la defensa de cualquier posición política, incluso las que defienden la desaparición de la misma y la instauración de un régimen no democrático (sic)”. Ya lo saben los nostálgicos del franquismo o del comunismo: de la ley a la dictadura. Lo dicen los del Supremo, y sin que les pregunten. Demócratas… ¡no militantes!

Tadeu ( El Mundo )