¿Debe Iglesias dimitir? ¿Bastará con insistir en que todo son inshidiash? Ni siquiera nuestros poetas se ponen de acuerdo.

DÉJALO, PABLO
por Monsieur de Sans-Foy

Renuncia a las intrigas de este mundo
y deja que la chusma te condene
por ser tan carismático y profundo,
tener notoriedad… y tener pene.

Reniega de ese oficio tan inmundo
y, para que el exilio no te apene,
traspásale el poder a tu segundo:
¡verás qué bien estamos con Irene!

Resígnate al otoño del patriarca:
tomarte el piscolabis con el Marca…
comer, si la parienta lo dispone.

Tras una vida plácida y sencilla,
palmarla dulcemente en una silla,
igual que tus colegas Corleone.

PABLO, SÉ FUERTE
por Fray Josepho

Sé fuerte, ten valor, aguanta, tío.
Resiste, planta cara y hazles frente.
No olvides que eres vicepresidente,
e impide que te venza el facherío.

Afronta con coraje el desafío.
Agárrate. Sé sólido. Mantente.
Que tu despacho es cómodo y caliente,
y fuera sopla el viento y hace frío.

Tú puedes resistirlo. Ten aguante.
Recuerda la lección del Comandante:
enséñales los dientes y no cedas.

La vida exige cuajo, muchas veces.
Y toma nota, Pablo, de esos jueces.
Ya los fusilarás, en cuanto puedas.

Libertad Digital

viñeta de Linda Galmor