Estrellas

copadel

Estrellas.

Indicará el árbitro el inicio del partido; el graderío clamará con cada jugada, un sector olvidará la política, a otro le traicionará el sentimiento deportivo y aflorará el amor por los colores de un club mientras los más cerriles, cada minuto que pasa menos ostensibles, seguirán zurrando la badana.

Me lo ha recordado el amigo Graciano García, presidente de honor de la Fundación Princesa de Asturias, «no hay que contentar a los que no se contentan con nada». Lo dejó escrito Julián Marías. Es más probable que Puigdemont termine más satisfecho que Susana Díaz cuando el que indicó el comienzo señale el final.

Julián Redondo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*