FEOS

monosaulladores

FEOS

Se oyeron los primeros compases de La Marsellesa en el estadio de Saint Denis de París y Sarkozy lo anunció: «Jamás volverá a ser despreciado nuestro Himno». Hoy, si los energúmenos de un club de fútbol francés silban mientras se oye La Marsellesa, el partido se suspende inmediatamente.

Lo que ha vuelto a suceder en ese Calderón prestado a las bestezuelas, no se concibe en ningún país de Europa. Ellos, las bestezuelas, no tienen culpa. Son así. La culpa la tienen los directivos de la Real Federación Española de Fútbol, los responsables de los clubes separatistas, los políticos que no se la encuentran ni por la noche, los jueces que no actúan y el Fiscal que se calla.

Me sorprendió el deterioro estético de la afición del club separatista por excelencia.

Son muy feos.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*