ICONOS INTOCABLES

Nadal-Campeon-87578

ICONOS INTOCABLES

Su ejemplo y el de sólo unos pocos más te reconcilian con el mundo. Viendo jugar a Rafa Nadal gritas con él, sudas, sufres, sueñas. Encandilan su pundonor, su coraje innato en la mirada, su espíritu de ave fénix, su sonrisa noble, sus gestos y discursos, gane o pierda. Nació Nadal, impecable, para levantar a las almas de los asientos y encadenar aplausos encendidos.

Nació para brillar y unificar sentimientos en un país maravilloso que, en vez de valorarse, arrastra la mala costumbre de mirarse el ombligo, buscar motivos de fricción y criticar al de al lado cada vez que despunta. Federer maneja la raqueta como un dios pero Nadal, patrimonio inmaterial, se crece y, gane o pierda en ese olimpo, nos sigue ofreciendo motivos para alimentar el orgullo patrio.

Sandra Golpe ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*