ILUSTRES IGNORANTES

luchaf

ILUSTRES IGNORANTES

De pancarta en pancarta, de provocación en respuesta; de los lemas indignos a los faltones, de la sutileza arrogante y soberbia al insulto grosero y obsceno; de mensaje en mensaje en las redes sociales, refugio de tantos cobardes, de los subliminales a las arengas, de la malicia a la patada en la tibia, del bar al tanatorio.

Como si el fútbol no fuera un deporte. Como si al campo rival hubiese que ir con armadura o, sencillamente, no ir por si el sonido del hueso que se troncha procede del exterior del estadio. ¿Y la deportividad? Asediada, constreñida, amenazada.

Julián Redondo ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*