Miserias políticas

miserias

Miserias políticas.

Este año, después de decenios de estar ausente del mundo olímpico, el golf ha regresado a la competición en Rio de Janeiro y eso me hace albergar la esperanza de que en el futuro se incorporen nuevas disciplinas, por extrañas que parezcan, porque no creo que resulte equitativo que los tontos contemporáneos estén ausentes del podium, ya que se trata de una modalidad en la que coparíamos el medallero.

Lo bueno de esta competición es que los participantes españoles que compitiesen en esta modalidad jugarían con ventaja porque se toman muy en serio su entrenamiento diario y van superando marcas cada fin de semana.

La modalidad a la que me refiero no . necesita una gran preparación física, y eso abre la puerta a gente bajita , con bigote y de edad madura, aficionada a regalar anchoas con dinero público.

Imagino que muchos de ustedes se habrán percatado que me estoy refiriendo a Miguel Ángel Revilla, un superviviente de más de un régimen que a lo largo de su vida política ha ido evolucionando desde el sindicalismo franquista a la fórmula del partido bisagra que sirve para gobernar en minoría cambiando de socio, hasta llegar a sentirse identificado con los populistas sin corbata de Podemos, aunque él si la lleva.

Revilla, que además de político y escritor de libros moralistas de bastante éxito, es un twitero por horas sin sustancia que se pasa el día diciendo ” voy de camino o vengo de allá”, hay veces que se esmera en escribir cosas que tienen que ver con su región, pero hasta para lo bueno le puede su odio a la derecha de la que procede.

El Presi, cuando se enteró que la atleta cántabra Ruth Beitia, a sus 37 años había conseguido la medalla de oro en salto de altura en los Juegos Olímpicos de Río, lo primero que se le pasó por la cabeza fue que ese triunfo era una putada porque lo había conseguido una mujer del PP que fue su opositora en el parlamento regional y a la que ha distinguido muchas veces con su menosprecio llamándola “saltadora” y que hace siete años que no la saluda.

Revilla tenía la oportunidad de decir algo más elocuente y no resolver su Twitt de esta mezquna forma:

“Otro oro para España. La cántabra Ruth Beitia, campeona olímpica . Enhorabuena!. ”

Se trataba de una gesta deportiva considerada en justicia como el mayor éxito en la historia del atletismo femenino en España y por supuesto en Cantabria.

Desde el inigualable Severiano Ballesteros ningún deportista cántabro había conseguido un triunfo como el de Ruth Beitia, pero al Presidente Revilla le pareció una demasía ser mínimamente justo con su rival porque , como dice mi amigo Lucho:

” ¡Hay que ver cuánto pollaenana y miserable hay en este país”!

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*