MUGRE Y ELEGANCIA

penaltipis

MUGRE Y ELEGANCIA

El domingo, apenas 30.000 personas –datos de la Policía Municipal de Barcelona–, reunieron sus mugres en un acto cuyo discurso rebosado de insultos a España fue pronunciado por un amigo leal de Qatar. Pocas horas más tarde, centenares de millones de personas siguieron por televisión un acontecimiento deportivo presidido por una estricta elegancia.

Elegancia en las palcos, tribunas y en las pantallas de televisión. El partido final de Roland Garros, que ganó con apoteósico poder un gran español, Rafael Nadal. El qatarí de sentimientos jugó en su juventud muy bien el fútbol. Vistió la camiseta de la Selección Española en 47 ocasiones, y celebró sus triunfos al tiempo que deploró sus fracasos.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*