Quién fue Silvestre I y cómo fue la primera San Silvestre de la historia

silvestre

Quién fue Silvestre I y cómo fue la primera San Silvestre de la historia.

Fue en Sao Paulo, el 31 de diciembre de 1925. La fotografía que encabeza estas líneas nos traslada a aquel año, una mirada a una época en la que la fiebre del running ni se intuía. Fue una carrera de 6.200 metros que concluyeron entre 48 y 60 corredores. En la web oficial de la carrera se mencionan ambas cifras en diferentes artículos, pero en cualquier caso, no parece que fuera un número llamativo. El ganador, eso sí está claro, fue Alfredo Gomes, del Clube Espéria, con un tiempo de 23 minutos y diez segundos.

La competición en una noche tan especial (durante los primeros años, la salida se daba cerca de las doce, a punto de pasar la hoja del calendario) fue una idea de Cásper Líbero, una leyenda del periodismo en la ciudad, fundador del periódico A Gazeta, quien se inspiró en una carrera nocturna con antorchas que se celebraba en París la primera noche del año. Líbero la presenció en 1924 y decidió probar con una prueba parecida en la noche de San Silvestre y en su ciudad, Sao Paulo.

Hasta 1944 solo se permitió el concurso de deportistas nacionales. A partir de 1945 se aceptaron competidores extranjeros, y en 1975 participaron por primera vez mujeres. Nunca dejó de celebrarse, ni siquiera durante la guerra mundial.

La prueba española, que nació en 1964, arrancará a las 17.30 en la Calle Concha Espina, junto al Santiago Bernabéu, con 40.000 participantes.

Sao Paulo y Vallecas (Madrid), tan lejos, tan cerca, unidas por el esfuerzo feliz en la recta final de cada año. El visionario Cásper Líbero, por cierto, falleció en la mañana del 27 de agosto de 1943, a los 54 años, en un accidente aéreo. El avión en el que viajaba se estrelló entre la niebla contra la torre de la Academia Naval, en el aeropuerto Santos Dumont (Río de Janeiro).

Silvestre I fue el Papa nº 33 de la Iglesia católica, entre el 31 de enero de 314 y el 31 de diciembre de 335. Es la fecha de su muerte, 31 de diciembre, la que conmemora el santoral. Sin embargo, nada tiene que ver su historia con el atletismo o las competiciones deportivas. Silvestre I fue Papa de la Iglesia Católica en la época en la que se acabaron las persecuciones y el emperador Constantino decretó plena libertad para practicar en todas partes la religión. El I Concilio de Nicea (325) en el cual los obispos de todo el mundo declararon que quien no crea que Jesucristo es Dios, no puede pertenecer a la santa religión, y compusieron el Credo que rezan los católicos, fue el acontecimiento más importante de su pontificado.

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*