EL PAVO REAL Y LA GRULLA
La fabulilla viene al pelo: el pavo real presume ante la grulla de su aparatoso plumaje y trata de vejarla…
La grulla simplemente le responde que en cambio ella puede volar con su grácil plumaje mientras que el pavo simplemente se arrastra por el suelo.
Hasta ahí todo normal, el pavo se “pavonea” y poco más…la grulla alza el vuelo.
Lo malo es que el pavo, consciente de sus limitaciones, envidia a la grulla y en resquemor la ataca tratando de picotearla con su emponzoñado pico.
Es posible que la llegue a herir e incluso que la mate…
Pero el pavo nunca logrará alzar el vuelo como la grácil grulla y sabe que siempre será de condición rastrera.
Ese es tu castigo Pablo…Asúmelo.
Agustín Muro