TABERNARIOS
-Estábamos en nuestra Taberna ya en las “últimas” cuando una cierta algarabía a la puerta, nos anunció su llegada…Eran un grupo de pijitos que iban de ronda.
-Saludaron dicharacheros, joviales y un tanto campechanos a los viejos parroquianos que apurábamos ya nuestros postreros orujos, antes de que Platón decidiera plagar las perchas, más que nada por lo del toque de queda y mandar a cada mochuelo a si olivo.
-No pasó na especial; consumieron su comanda, trasegaron el bebercio, pagaron y entre risas y jolgorio, partieron como habían llegado…
-¿Y estos?, preguntó Macario con cierta cara de sorpresa.
-¡Na! , contestó Platón con displicencia…¡la nueva hornada de jóvenes políticos que abrazados al populismo, han descubierto ahora que ser tabernario mola!
-¡Que cosas! ¿no?.
-¡Pos si!
Agustin Muro