O DESDE MI CALABOZO
-¡Al señor ese que han metido en un calabozo sin más…!
-¡Indignante ¡…¿Verdad?
-Miren ustedes, la “indignación retórica” es como un lodazal; nos quejamos de que hay porquería pero la propia mierda no deja ver cuál es su auténtica naturaleza.
-Aquí hay un responsable puntual y directo…¡EL QUE DIO LA OREDEN DE ENCERRARLO!
-¿Quién es?…Yo al menos quiero saber su nombre y cargo que ya está bien de escudarse en una mala ley…
-¡Vale, la ley será mala!…pero alguien aplica esa mala ley con una incompetencia palpable.
-Y si ha sido un “funcionario” ha cometido prevaricación.
-Y eso si que es un delito que debía haberlo ya llevado al calabozo.
-¿A que no aparece el responsable?
Agustin Muro