IMPLACABLE CRONOS
-La alegoría de Cronos devorando a sus hijos viene a representar el hecho de que el tiempo pasa, pese a quien pese; que nada perdura que todo fenece devorado por el paso del tiempo.
-Que ningún totalitario permanece incólume y que al final, más antes que después, su fin se hace presente; bien de golpe, bien a trompicones a pesar de que el maligno se aferre a lo que él piensa es su destino.
-Señor Sánchez, su destino es la ignominia, el ser devorado por su propia y perversa voluntad; por si trapacería, su indignidad y sobre todo por su falta de bonhomía que le convierte en un traidor y en un repudiado.
-¡Padre Cronos!…¡bon apetit!
Agustin Muro