¡CON AMIGOS ASÍ!
-Ya se que es una persona sin una pizca de dignidad…nos lo ha demostrado a lo largo de toda su trayectoria vital y política…¡Pero a día de hoy me está llegando a dar pena!
-Hasta ahora había rechazado su comportamiento por razones de todos conocidas, pero ahora, el señor Pedro Sánchez; el Presidente del Gobierno de nuestra nación, ha alcanzado unas cotas de descrédito que llega al pitorreo del personal.
-El ver como el payaso de Rufian se cachondeaba de él en el Congreso, me produjo una sensación muy incómoda; muy desagradable, incluso diría yo que de no ser Sánchez un pobre diablo, hubiera sentido “cierta simpatía” por su persona al ver como era denostado, humillado y ridiculizado por un mequetrefe, zopenco y estrafalario.
-Pero lo malo, lo grave, lo sangrante, es que hasta ese esperpéntico personaje tenía razón; conoce su perfil, su condición y hace mofa de él en público; en el Congreso, ante los ojos y oídos de la Nación entera, llamándole embustero en su cara…¡públicamente!
¡Señor Sánchez! se ha convertido usted en un zarrio, en una algofifa…En un personaje patético que arrastra su indignidad por donde pasa ya sea en un pasillo, lamiendo las pezuñas del Biden ya sea en el “templo” de la soberanía nacional.
-¡Usted no merece ser Presidente del Gobierno de España!
-¡Vamos! usted no merece ni ser portero de un burdel.
Agustin Muro