LA MALDAD NO SE IMPROVISA.
-Viendo el comportamiento de Grande Marlaska como ministro, cuando está sometido a la posibilidad de la crítica pública; viendo su desvergüenza, su capacidad de mentir y sobre todo como “retuerce” la realidad en busca de perversas intenciones, queda claro cual es su perfil como persona y como político.
-¿Se imaginan ustedes como sería cuando ejercía de juez?…Si en lo público y manifiesto actúa con ese “desparpajo” ¿qué no haría en un tribunal cuando su comportamiento lo considerara impune y prepotente?
-¡Miedo da!…¡Si, miedo!…Pensar que en la Justicia están enquistados personajes de este cariz; es lo mismo que imaginar a un psicópata al frente de una institución de protección de personas vulnerables …
-¡Un horror!
-Y si en el Gobierno Sánchez hay más como él ¿qué no pasará en los Tribunales si otros individuos de semejante calaña están impartiendo justicia?
-¡Más horror aún?
Agustín Muro