GILIPOLLAS DE SEXTA GENERACIÓN.
-Nos guste o no, la gilipollez es un proceso…Es un “hágase a usted mismo” pero en gilipollas.
-Un tipejo que en apariencia era normalito, un día se despierta y cuando le preguntan que quiere ser de mayor responde:¿Yo?…¡Gilipollas!
-Y ya está iniciado el proceso…Luego se va juntando con otros de semejante calaña y a base de inusitado esfuerzo, llegan a crear el cúmulo de la gilipollez: los llamados gilipollas de la “Sexta” generación.
-Y lo peor no es eso…Si estuvieran calladitos, reducidos a su entorno natural, en una reserva para gilipollas ¡pues bueno!…¡del mal el menos!…¡Pero miren! Por ahí los tienen pululando por las teles y más sitios!
-¡Pero no!…Se retroalimentan, se forma una corriente ascendente y una negra nube que puede ensombrecer a todo un país cuando el mogollón alcanza su máxima extensión y al final la densidad gilipollesca por centímetro cúbico es tan alta que termina reventando.
-Y entonces caen sobre nosotros como lluvia ácida pertinaz en forma de políticos, tertulianos y otro ganao de amplio aspecto.
-Por que si no ¿de donde creen ustedes que han salido el Sánchez, la Beni, el Chenique y otras pendas?
-¡Pues de un cúmulo de gilipollas de sexta generación!…¡Palabrita del Yesus beibi!
Agustin Muro