CUANDO EL RÍO SUENA
-Hoy me gustaría echar mano de la reflexión y el buen criterio, para abordar un asunto que es muy dado a los posicionamientos extremos, en pro y en contra…Las llamadas despectivamente “feminazis”.
-Algunos dirán que planteas estereotipos radicales cargados de odio y rechazo, hacia lo que ellas perciben como comportamientos y hábitos machistas, fomentadores del heteropatriarcado y que en general son a su juicio, la práctica totalidad de los hombres sin más.
-¿Verdad?…¡pues si y no!…Reflexionemos:
-A la hora de consolidar criterios y hacer juicios, cada uno tomas referencias de lo que en su entorno percibe y eso les ocurre a estas féminas también…
-¿Detestan los comportamientos abusivos?…¿Como no lo van a hacer?…¿Como callar si lo sufren en sus propias carnes?…
-Si una de esas mujeres se ve ninguneada, utilizada e incluso sometida a la arbitrariedad y al abuso de sus “machos” ¿Cómo queremos que permanezca callada y sumisa?
-Si una mujer para conseguir un puesto relevante o para aprobar una asignatura, tiene que satisfacer las apetencias del líder de turno, es normal que piense que “todos son iguales”
-No es verdad tal opinión, pero hasta que no se quiten de encima la lacra del machismo próximo que padecen, es muy duro exigirles objetividad…¡Vamos, es imposible!
-¿Cómo no va a ser feminista radical la señora Montero?…¡Eh!…¿Como?
-¿Con que cara se lo vamos a pedir?…A ella y a todas y cada una de las que en su situación están…¡Eh!,¿ con qué cara?
Agustin Muro