ESTADO DE ARMARLA
-Aún no ha empezado la campaña y ya se ha visto como las gastan los siniestros…Cambian ideas y palabras por piedras y palos…¡Triste condición la suya.!
-Pero esto no es nuevo; los radicales totalitarios lo lleven en el ADN desde siempre…
-Y lo que es peor; ponen de manifiesto su cobardía y sobre todo su estupidez, enviando a otros a que hagan el trabajo sucio…¡Si al menos tuvieran los cojones de hacerlo ellos, ¡mal estaría, pero al menos, se ahorrarían la pasta de pagar sicarios.
-¡Pero no! Se esconden detrás de “comunicados de apoyo a los bestias que tiran las piedras” desde sus intervenciones públicas sin público; desde sus “motocarros” y desde la seguridad de sus escondites.
-Y cuando se atreven a salir “a la calle” se encuentran solos, en ridícula situación y desamparo, mientras que los “malos” llenan plazas. El personal ya está empezando a respetar el “distanciamiento social en sus mítines”…¡No van ni los de su familia!
-Pero ¿hemos de creer que esta situación les hace recapacitar y enmendar su plana?…¡para nada!…Su cerril empecinamiento, su desespero al ver que se les escapan sus escasas opciones, les lleva a la furia y la irritación ciega y gritona.
-¡Gritad, gritad malditos!..¡Que cuanto más gritáis, menos se os oye!
Agustin Muro