¿ ESTUPIDEZ SIN MÁS ?
-¿Es la señora Montero tonta del culo sin más y de modo absoluto?…¡No me lo creo!…O al menos, no que lo sea tanto.
-Y tal cosa afirmo, basándome en la ciencia estadística…
-Veamos: Una persona cualquiera, tiene a lo largo del día, un número concreto de posibilidades para hacer el ridículo; es lo que se denomina “P.M.G.P.C.” o “Percentil Máximo de Gilipolladas per Cápita” y está baremado según sesudos estudios, en una horquilla que va de 0 a 100 paridas/hora, ampliable a casi el doble, en caso de políticos/as/es cuando están en campaña.
-¡Y esto es ciencia pura y dura!…¡Vamos tan cierto como la alfalfez de don Pablo “el colillas”!
-¿Entonces como es posible que la señora Montero destroce un día si y otro también, los percentiles establecidos por la ciencia, de manera tan ostentosa?…¡Pues yo os lo voy a dejar claro de una puta vez:
-Cada mañana, a la hora de salir de casa/caso/case, su dilecto esposo, al despedirse de ella y soltarla en la calle, le dice mientras deposita en su frente un casto ósculo: “Atiéndeme tontita; has de salí a la palestra lestoral, poné caragilipoya y soltar paridas mil, de modo y manera que por comparasión el burripersonal, tenga la persesión de que yo sea muxo más teligente ¿Tas enterao?
-Y la resignada, fiel y sumisa media naranja/o/e, asumiendo su innoble cometido, hace de tripas corazón y se lanza a la vorágine del descrédito personal, en aras de la mayor gloria y exaltación de la figura del carismático líder.
-Bueno, esto es lo que yo me malicio que le ocurre a doña Irene…¡A no ser que de verdad sea tonta del culo sin más!…¡Que tampoco es descartable tal como está el personal de zumbao!
Agustin Muro