BALASERA
-A mi quien las haya mandao, me la suda…A quien debe preocuparle es al que lo ha hecho…¡Pero…!
-He notado una gran cuita y desasosiego picajoso, en un determinado sector del siniestro posicionamiento… ¡Vamos! parece que empieza a reinar el acojone.
-Anoche un “amable” interlocutor que como es habitual me motejó de fascista, ya me apuntaba que sin duda han sido los seguidores del “cabo de Mingorrubio”…
-Pero luego de rasgarse las vestiduras ferozmente, no parecía muy partidario de que la Justicia investigara los hechos, puesto que según él, es la prensa malota la que “ha dado demasiado aire el tema balístico”.
-Parece ser…¡bueno no parece, es seguro! que alguien la ha cagado muy cagada al montar a la desesperada la balasera y ahora, cuando lo pueden pillar con las manos en la armería, cunde el pánico más sofocante ya que el peligro, no está en que pillen a los “presuntos malosos terrorista”…
-El peligro aterrador lo perciben en que pillen a los verdaderos culpables, como todos deseamos ¿no? y que alguno de ellos de con sus huesos en el trullo, trulla, trulle.
-¡Que las cartas, parece que las carga el diábolo!
Agustin Muro