LA EXPLOTACIÓN DEL ÉXITO
-Hasta el militroncho más lerdo, sabe que tras la victoria, es fundamental perseguir al enemigo hasta su aniquilación si es posible…Es lo que se llama en táctica militar, la ”explotación del éxito”.
-Por eso, ahora que Sánchez se ve obligado a recomponer líneas, tras la batalla de Madrid en la que fue derrotado sin paliativos, conviene pasar al ataque al toque cornetil de “degüello”.
-Es el momento; ya no tiene trincheras en las que reorganizar la defensa al desespero; su escuadrón de choque más combativo ha sido desbaratado e incluso su generalito, ha desertado vergonzosamente dejando a su tropa en desorden, desconcierto y descampada.
-Incluso de entre sus mariscales de campo, se están alzando voces que culpándolo de su nefasta estrategia, piden el recambio en la cabeza de mando, al sentirse cautivos y desarmados por las fuerzas enemigas que tan bien planificaron la batalla matritense y así intentar, salvar las viejas y vencidas banderas del socialismo trasnochado.
-Es por tanto deseable que las fuerzas vencedoras, no se embarren entre ellos y unidos en una noble gesta, asesten el golpe definitivo al desbandado enemigo en vez de perder fuerzas tratando de arramblar cada uno con una parte del botín.
-¡A ver si son capaces!
Agustin Muro