DICOTOMÍA
Marruecos lo es en muchos aspectos…Yo diría que en todos.
Empezando por el nombre de la propia nación, o los nombres ya que si oficialmente el país se llama Marruecos, con frecuencia se le denomina igualmente Magreb y esta es la primera característica nacional que se detecta: su doble alma bereber y árabe.
-El término “Marruecos” tiene su origen en el bereber “Muracuc” (tierra de Dios) mientras que la denominación en árabe, المغرب‎, al-Maġrib, es un término geográfico que designa las tierras más al oeste de lo que fue el imperio árabe.
Y este hecho que puede pasar desapercibido, define de manera absoluta, la auténtica personalidad del oficialmente llamado “Reino de Marruecos” desde su independencia de Francia Y España en 1956: son dos “mundos”, dos almas: la bereber y la árabe.
Los bereberes están en el territorio desde hace 3000 años y los árabes irrumpieron en el Magreb a principios del siglo VIII ocupándolo en su expansión en un momento previo a la invasión de la Península nuestra, sólo que allí se quedaron hasta hoy, dominándolo.
Bereber” es un calificativo antiguo, procedente del término “barbaroi” griego y del latino “bárbaro”…”El que no pertenece a la cultura y etnia oficial” (en este caso la árabe por imposición) y es simplemente la corrupción fonética de esa palabra escrita en árabe que al eliminar las vocales se convierte en algo así como “b-r-b-r“…”BE-R-BE-R”
Y este hecho, aparentemente de simple naturaleza semántica, ha determinado el pasado de Marruecos, su presente y seguramente su futura.
Agustin Muro