FANTOCHES DE LA FANTOCHERIA
-Ahora al recapacitar pienso…¡Si, pienso que hemos perdido un tiempo precioso! y que en el fondo somos unos pajoleros que nos entretienen meneando fantoches.
-¡Fantoches a troche y moche!…Espantajos sacados del cutrerío que incitan al personal tontaco, yo incluido, a ir tras el trapo colorao, azul o rojimorao.
-Cuando los palos del sombrajo nos están sepultando en la indigencia, el verdadero malo de la peli, se encastilla más y mejor.
-¡Si, me refiero al nefando Sánchez!…El también sabe que esto se va a la mierda, pero como es ahí donde únicamente puede medrar, ha montado la fantochería para que el olor se note menos.
-No nos engañemos; los patéticos personajillos de los que se rodea: los Abalos, los Marlaskas y toda su corte, no son más “secundarios cómicos” de relleno…
-Pero es más, a tal punto llega su estulticia y nuestra memez que nos ha colado en el elenco fantochil, a los que en realidad podían ser su freno y a la postre su ruina y así, por medio del birlibirloque más burdo, ha conseguido que la oposición no se oponga y así que los Casados no se “casen”, los Arrimados no “arrimen” y los Podencos pierdan su “terrorífica” melena de asusta niñas “coñofinas”
-Los ha convertido en patéticas “pupi sicilianas” colgadas de un gancho para su exhibición burlesca y entretenimiento de la gansería.
-¡Despierta ferro!…¡El enemigo, no es el desmelenado mugroso, ni el nacional catalanista, ni siquiera el aullante Voxero…
¡El enemigo verdadero, dañino y destructor, es el bárbaro Sánchez.
-¡Así que a por él con dos cojones, o nos come vivos!
Agustin Muro