DESGRACIADA NACIÓN ES AQUELLA QUE OLVIDA Y NINGUNEA A SUS MUERTOS

Las Fuerzas Armadas, desde tiempo inmemorial, homenajean diariamente a todos aquellos que en el cumplimiento de su deber dieron su vida por la Patria. Es un homenaje considerado ante todo un deber de gratitud y un motivo de estimulo para la continuación de su obra. Por supuesto esto sucede en una Institución donde la norma de vida está presidida por la primacía de los valores morales sobre cualquier otra consideración.

Más honrar a los muertos no es de ninguna manera función privativa de los ejércitos. Sí, es en esta Institución donde se materializa esa honra de forma más evidente pero todos los cristianos les  honramos y en el caso de nuestra cultura y tradición al final les recordamos con flores de gratitud ante una Cruz, la de Cristo el viviente, la de todos los vivientes.

Recordando a los muertos les acompañamos y ellos nos acompañan. Somos vivientes mortales y honramos a nuestros muertos, aquellos cuyo recuerdo aún nos hiere. Pero todos los muertos, grandes y pequeños, santos y criminales, son nuestros, somos de todos ellos, pues la misma vida nos une en la muerte, y la misma muerte en la vida.

Lo que fueron forma parte de lo que somos, y nuestra vida ha de restaurar y completar lo que ellos no alcanzaron a vivir. En eso consiste honrar a los muertos: en dar culto a la vida, en cultivarla, cuidarla, curarla en ellos y en nosotros.

Recojo estos sentimientos de unas líneas escritas por José Arregi sobre la vida y la muerte en las que leo que no es casual que las huellas culturales más antiguas de nuestra especie humana Sapiens, y también del Neandertal, tengan que ver con enterramientos rituales.

Pues bien, parece que ese respeto inmemorial a los muertos del que hemos hablado es algo que la sociedad marxista y en parte también la relativista presente entre nosotros ha olvidado y despreciado. De todo esto el Sr. Sánchez y sus colegas comunistas nos han privado.

Sí, son más de 30000 los muertos que la pandemia del Covid 19 ha producido en España batiendo casi todos los récords si comparamos estas cifras con las de todos los países de nuestro entorno.

Más de 30000 muertos que han fallecido en la más estricta soledad y que serían sin duda muchos menos si como todo el mundo sabe la ineficacia, ineptitud y mala gestión de un Gobierno socialista comunista y sectario no hubieran estado a cargo de esta gestión.

Más de 30000 muertos que el Gobierno esconde, más no solo para no desvelar su ineptitud , que también, sino, además, porque no es precisamente la primacía de valores morales ni la del respeto a las creencias religiosas las que preside su gobernanza. A estos socialistas comunistas los muertos le traen sin cuidado. No creen en nada. Bueno sí , en algo si creen : en su sociedad comunista desprovista de todo tipo de valores cristianos.

Es del todo inaceptable que no esté establecido el duelo nacional desde hace ya tiempo y aunque en última instancia está anunciado ya llega demasiado tarde. Pero con todo a mí lo que me resulta insufrible es la desnaturalización en líneas generales de nuestra sociedad.

De ella me he referido antes al hablar del Gobierno pero cabe decir lo mismo de la generalidad de nuestros compatriotas que ya sólo piensan y actúan conforme al viejo refrán castellano de “ el muerto al hoyo y el vivo al bollo” .

Los partidos políticos, salvo VOX y últimamente también el PP, ya sea apoyando al Gobierno o no enfrentándosele directamente y con contundencia ya se han olvidado de los muertos en una muestra miserable de indignidad humana. Pero si incluso las encuestas en curso mantienen la intención aborregada de votos hacia el PSOE.

Y aquellos como “Ciudadanos” que se postulan como paradigmas de la idea liberal no son más que aprendices liberticidas con su apoyo último al PSOE pensando sólo en su interés partidista. Al menos renombrados líderes de este decrépito partido lo han abandonado ya.

Me reitero recordando a Becquer otra vez : ¡ Que solos se quedan los muertos!

Más afortunadamente y como casi siempre sucede en España surgen personas en la sociedad civil fuera del ambiente de la política que van por derecho a la búsqueda de la justicia. Y así nos enteramos que un equipo de 11 abogados representando a 3268 personas que han perdido a 3274 han presentado una querella por homicidio en el Tribunal Supremo contra Pedro Sánchez y todo el Consejo de Ministros.

Por desgracia desconfío del todo de la independencia judicial existente en España – soy de los que luché contra la profanación del Generalísimo Franco y tengo constancia de la falta de esta – por lo que no auguro mucho recorrido a esa querella. Ojalá me equivoque.

En definitiva, no puede España salir adelante con dignidad de la situación presente sin que se haga justicia a quienes han perdido su vida por la incompetencia de un Gobierno sectario y de aquellos que le siguen aguas como borregos.

Nos dicen que sólo piensan en los vivos sin ser conscientes de que desgraciada nación es aquella que olvida y ningunea a sus muertos.

General Chicharro ( El Correo de España )