Aparte de los secuestros de El Gordo, memento, sobre todo, asesinato de Luis María Hergueta. Y Arnaldo se descojona, impune. «Tenemos a 200 presos en la cárcel y si para sacarlos hay que votar los Presupuestos Generales del Estado, pues los votamos». Todo impunidad, pues. Como los casi 400 oficiales. Y los más que probables masacres del Hotel Corona de Aragón y avión del Monte Oiz. Agreguen otros 226 masacrados sin autor convicto.

España, un pueblo arrastrado

Mientras, al embozalado y cobardísimo pueblo español, literalmente todo se la sopla. ETA, pronto, desalojará al siniestro PNV, gobernando Vizcaya, Guipúzcoa y Álava. La gran mentira vasca, a porta gayola y a sus anchas: Eta jamás fue derrotada. Eta, hoy, tiene más poder que nunca. No asesina, pero a cambio, la injusta paz a cambio de cada vez más poder.

El jefazo de la mina de oro (Pollo Carvajal dixit), Zetapé, y Perro Sandez, los dos últimos gerifaltes sociatas, cogobernando Bozalistán junto a la banda asesina y Esquerra. Gobierno frentepopulista, pues.

ETA, proyecto de ruptura nacional, además de impío terrorismo durante medio siglo, cada vez más blanqueada. Y España, perdón, Bozalistán, cada vez más fragilizada. Y arrastrada. Hedor a casi cadáver. Tras la PLANdemia, pueblo babosa. En fin.

Luts Coleto (El Correo de España )