DIGAN CÓMO LOS ECHAMOS

Cada político que gobierna en democracia representa -además de a sus electores- la necesidad de una época y la suma de voluntades.

Pedro Sánchez provoca mucho rechazo; tiene a media nación en contra y a la otra intenta atraerla subvencionándola.

El momento español es turbulento y está dividido en dos mitades: una de intolerantes, otra de intransigentes; luego están los broncatas de las redes y los rebotados anónimos que te acusan de equidistante si no te apuntas a una de esas dos sectas.

Raúl del Pozo ( El Mundo )