DISPARATE AUTONÓMICO

El mayor cáncer que lleva padeciendo España desde que traidores encuadrados que se las daban de genuinos ortodoxos como Fraga y Suarez  en el liberalismo que eran demócrata cristianos gestaron y posteriormente engendraron el putrefacto régimen actual masónico liberal marxista que no es otro que el régimen del 78 que es un contubernio destructor que fomenta el regionalismo camuflado de chovinismo y termina degenerando en nación de naciones.

Para la izquierda. ¿Cuantas naciones hay en España?

No contesten estimados lectores, es una pregunta retórica.

Pero para la sirenita Iceta, hay muchas ya que el psc es un nido de ratas en el que hay especímenes infiltrados de ERC, que no tienen agallas para salir del armario y no admiten que son separatistas como sus homólogos ya que al menos ERC, va de frente.

Junto con el régimen autonómico que es un reino de taifas en el que los señores de la Gleba viven en un periodo constante de demandar subvenciones y no transferencias se produce una demonización de la mala praxis y fe de los políticos en el cual menosprecian la bandera roja y gualda a tenor de las banderas autonómicas produciéndose así un falso sentimiento separatista.

Véase Vascongadas  , Cataluña, Galicia, Canarias  o incluso Andalucía  que anteponen el interés regionalista priorizando la autonomía y no el sentido de la nación como empresa colectiva que es donde tienen que estar focalizados los objetivos ya que España engloba todo.

Suárez, como dicen algunos demócratas liberales partidocráticos de buena fe, fruto de una ignorancia supina. No es que se equivocó, vil mentira en toda regla  lo hizo deliberadamente rompiendo con el sector bunker encabezado por Blas Piñar, José Luís Arrese, Girón de Velasco, Luis Valdemoro y Angel Luís Ayúcar, entre muchos otros tanto como Valdemoro y Ayúcar fueron los creadores el 4 de enero del 67 de la revista fuerza nueva que era un semanario que servía como revulsivo para aumentar la conciencia nacional ya que el 18 de julio, ni se pisa, ni se rompe.

El sector bunker ya vaticinó en que se convertiría todo este entramado que iba a desencadenar en una dictadura de partidos.

También se iba a ufanar la lucha de clases, el divorcio, el despido libre y la lucha entre liberales y marxistas enfrentados cuando son la misma parte del problema y no la solución y se produce el enfrentamiento permanente de clases constantemente.

El patriotismo orgánico es el único veraz y tenaz frente al patriotismo constitucional que sirve como grillete para frenar el verdadero patriotismo aglutinador de masas sociales que no es otro que el que trae pan y augura un porvenir favorable y positivo para el conjunto de los compatriotas.

Las constituciones, que ha habido en España siempre se han incumplido pero no por aquellos que somos anti constitucionales, sino por aquellos que dicen ser ortodoxos constitucionalistas de tomo y lomo, son los primeros en dinamitarlas. La constitución destruye tu nación, tu identidad, tu cultura y en el caso de España las raíces cristianas  que son el muro de nuestra civilización, la del régimen del 78 no es un caso aparte ya que abarca un amplio repertorio de partidos y sindicatos tuberculosos que son la lepra de España.

La nación española existe desde tiempos inmemoriales desde que se le denominaba Hispania. El régimen autonómico como pongo en el encabezado del artículo es un disparate, por no decir que es lesivo y destructivo ya que es un escupitajo a los españoles que sufren la ignominia liberal del todo vale hasta poner en jaque la destrucción de la patria.

No se crean todo lo que dicen los demócratas liberales de turno ya que todo es mentira. Cuando el totalitarismo en España va implícito precisamente por los creadores demócratas de turno ya que de aquello polvos, estos lodos.

La imposición democrática, acabó con los 40 años de paz, precisamente desde dentro del régimen que muy pocos como los citados más arriba presumieron y los tildaron de esquizoides ya que el navegar contra corriente es propio de idealistas, los realistas prefieren vivir en un régimen de mentiras como el de ahora en el que prima e impera la mentira y decir la verdad se ha convertido en un acto revolucionario.

 Nico Muñoz  ( El Correo de Madrid )