DOBLE VARA DE MEDIR

Las instituciones están por encima y por delante de las personas, pero las personas terminan prestigiando o desprestigiando las instituciones que ocupan. Dos ideas más al respecto. La fibra moral, la dignidad y el valor se ven en momentos como este que estamos padeciendo.

Además, la coherencia debería ser materia prima, o adquirida, por personajes que ocupan altas magistraturas en nuestra nación.

Por todo ello, me llama la atención la amnesia de Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo, cuando amonesta públicamente -sin expediente alguno- al presidente del TSJ de Castilla y León quien hizo una interpretación puramente jurídica de la realidad que ahora vivimos.

Se olvida Lesmes de sus declaraciones radiofónicas cuando decía que «los jueces son ciudadanos como los demás y que su único límite en su expresión es que no interfieran en la función jurisdiccional de otros magistrados».

No se tienen por otro lado noticias de censura alguna a Ricardo de Prada o Joaquim Bosch por parte de la máxima autoridad judicial del país. Se comprueba así que la doble vara de medir se combina con una actitud genuflexa con el actual Gobierno y sus intereses.

A las instituciones las prestigian los hombres.

El Astrolabio ( ABC )