DOMINGO DE RAMOS

Llueven las palmas y los olivos,
cubriendo el suelo completo,
bajo el andar de un burrito,
que a pesar de los gritos
avanza dispuesto.

La mirada de su jinete
mansa y penetrante,
conoce a quienes le cantan,
vivas y alabanzas,
con glorias exuberantes.

Más conoce también,
lo que habita en sus corazones,
sabe de la traición,
sabea crucifixión,
más no busca razones.

Sabe, muy dentrode sí,
por ser Dios, pr ser tal,
que ha de entregarse inocente,
para salvar a toda la gente
y no les desea ningún mal.

Feliz Domino de Ramos.