JESÚS EMPRESARIO

laespulsion

JESÚS EMPRESARIO

Si Dios nos volviera a mandar a su Hijo le haría empresario como metáfora más completa de lo que en nuestra era es vivir para los demás y entregar tu vida entera por aquello en lo que crees. Los gobiernos -como Roma con Jesús- continúan acosando, persiguiendo y hostigando a los empresarios; y Poncio Pilato se sigue lavando las manos y halla cada despido improcedente aún resultando probado el clamoroso abuso del trabajador, en lugar de proteger a los que crean riqueza y dan trabajo a los que nada tienen y nada son capaces de crear por su cuenta, además de pagarles las vacaciones así como cualquiera de los otros muchos días que no acuden al trabajo bajo las cada vez más pintorescas excusas.

El capitalismo es la multiplicación diaria de los panes y los peces, da agua al que tiene sed, y pone al Hombre ante Dios para que desarrolle sus talentos. Ningún otro sistema ha entendido mejor la condición humana ni ha sido tan generoso y compasivo; y como contra Jesucristo, los falsos ídolos que contra él se han alzado sólo han conducido a la oscuridad y al crimen.

Si Jesús volviera a la Tierra para explicarnos desde el principio cómo nos ama sería empresario para que entendiéramos del modo más nítido y paradigmático lo que es cargar con los pecados del mundo, para que comprendiéramos la última profundidad del Calvario, que no es un concepto como tú quieres creer, sino el pago que todavía damos a quien intenta ayudarnos en nuestro esfuerzo por ser prósperos y libres. El más espiritual de los sacrificios de nuestro tiempo es pagar cien nóminas y tener encima que aguantar la burla de los liberados sindicales. Que Jesús volviera empresario nos serviría para constatar que somos igual de brutos, y por los mismos motivos, que hace dos mil años. Y la turba irada correría a crucificarle con un autónomo a cada lado.

Salvador Sostres ( ABC )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*