LOS BENEFICIOS DEL LIBRE COMERCIO

amenazas

LOS BENEFICIOS DEL LIBRE COMERCIO

Los mercados abiertos son fuente de crecimiento económico, prosperidad y creación de empleo. La Unión Europea (UE) es uno de los mercados más abiertos del mundo y aspira a trabajar en pie de igualdad con el resto de las grandes regiones del planeta. En este contexto se inscriben acuerdos como el negociado con Canadá, conocido como CETA por sus siglas en inglés, o el que se está debatiendo ahora entre la UE y Mercosur, del que España es el principal impulsor.

Las posiciones contrarias de algunas formaciones políticas en España a acuerdos como el que negociamos con Canadá solo se explican desde el populismo más ramplón. Nos marginan de nuestro enclave europeo con el argumento de que así se protegen los derechos sociales. Solo los que no tienen memoria, ignoran que Europa supone para España pertenecer al área donde los valores democráticos son la clave de bóveda de la convivencia. Salirnos de ahí con actitudes excéntricas nos conduce a un mundo peor donde se levantan los muros del proteccionismo y la exclusión social.

El objetivo último de los acuerdos de libre comercio es dinamizar el comercio bilateral mediante la eliminación de obstáculos arancelarios y no arancelarios para impulsar la competitividad de las economías. No sólo se busca la eficiencia en términos económicos sino que es capital fomentar otros principios y valores, puesto que los acuerdos deben ser inclusivos y contribuir al bienestar de los pueblos. Así, cada vez es más frecuente incorporar cláusulas sobre garantías para los trabajadores, protección del medio ambiente, desarrollo sostenible o comercio justo y ético, entre otras.

Los beneficios para los consumidores son los producidos por la reducción de costes que suponen los acuerdos y que les permiten adquirir una muy amplia variedad de productos y servicios a precios ajustados. En este punto debe quedar claro que en los grandes acuerdos los gobiernos nacionales mantienen el derecho a regular la protección de los consumidores nacionales.

http://elpais.com/elpais/2017/06/27/opinion/1498575665_026808.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*