Los verdaderos ladrones de Panamá

cieloslo

Los verdaderos ladrones de Panamá.

El impresentable goteo de estos documentos robados en Panamá que se dedica a filtrar El Confidencial, un digital conocido por su escaso rigor y su absoluta falta de escrúpulos, lesiona el secreto bancario, señala por igual a personas que no han cometido ningún delito con aquellas que podrían haberlo cometido, y especula sin motivo con la intimidad de ciudadanos libres que es un escándalo que sean atropellados de este modo.

Y en el colmo de la infamia, se ha llegado al vergonzoso extremo de señalar a personajes públicos por lo que hacen sus familiares. Es el caso de Felipe González. Al parecer. su esposa, incluso antes de serlo, tuvo una sociedad en Panamá. Evidentemente, El Confidencial no aclara si era una sociedad legal o ilegal, opaca o transparente. Simplemente se mete en la intimidad de una señora sin ninguna prueba de que sea culpable de ningún delito, y lo hace recurriendo al amarillismo intolerable de agitar el nombre de su marido.

Explotar comercialmente el botín de un ladrón es ser cómplice del robo. El periodismo es otra cosa, o tendría que serlo. El artículo 197.3 del Código Penal establece que es delito la publicación de secretos conociendo su origen ilícito. Este artículo no incluye, por cierto, la revelación de secretos sumariales, pero sí asuntos privados como el que nos ocupa.

Ensuciar deliberadamente el buen nombre de las personas no es investigación: es ser un canalla, y todo el peso de la Justicia tendría que caer sobre quien lo haga. Y por último, intentar perjudicar a alguien a través de sus familiares es La Vida de los Otros, aquella siniestra película sobre la Stassi.

No es de extrañar que El Confiencial, para esta tropelía, se haya aliado con La Sexta. Hay una cenefa moral perfectamente descriptible que une dramáticamente a los dos medios.

Los que más lecciones pretenden dar de transparencia suelen ser los que más tendrían que callar, y tarde o temprano siempre caen, como la cúpula de Manos Limpias, que ya está en la cárcel.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*