Rositas para los que se irán, de rositas

rositask

Rositas para los que se irán de rositas.

La corrupción carece de escrúpulos; no tiene sentimientos ni nivel cultural, ni sexo ni patria ni fronteras. Su Dios verdadero y su supremo es el dinero la corrupción genera subdesarrollo y, a la vez, se nutre de el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*