EL EFECTO MONCLOA AÚPA AL PSOE

Por primera vez desde las últimas elecciones generales, la encuesta que elabora mensualmente «NC Report» para LA RAZÓN sitúa al PSOE como la primera formación política en intención de voto. Sin duda, han coincidido dos circunstancias excepcionales en las fechas de elaboración del sondeo, como son la llegada del líder socialista, Pedro Sánchez, a la presidencia del Gobierno, con su efecto de arrastre, y el hecho de que el principal partido, hoy, en la oposición, el PP, se encuentra sin líder, inmerso en unas primarias para la sucesión de Mariano Rajoy. Existe, por supuesto, un tercer factor nada desdeñable: la caída en el apoyo a los populistas de Podemos que, también por primera vez, afecta no sólo a la matriz que preside Pablo Iglesias, sino al resto de las llamadas confluencias.

Con todo, el Partido Popular, que perdería casi un ocho por ciento de sus votantes, consigue un empate técnico con los socialistas en número de escaños (entre 102 y 104 diputados, por 103 y 105 escaños del PSOE), que un nuevo liderazgo popular podría resolver a su favor. La pérdida de apoyos que el sondeo atribuye al PP corresponde, como era previsible, al incremento de las expectativas de voto de Ciudadanos, que pasaría de los actuales 32 escaños a 67 ó 70 diputados en el Congreso, subida que, sin embargo, no alcanzaría para sumar una mayoría absoluta con el PP, aunque, en el mejor de los casos, se quedaría a sólo dos escaños de la misma.

En el otro lado, los malos resultados del partido morado, que no deja de bajar en las encuestas, daría prácticamente la misma suma de escaños (157) que tienen hoy en el congreso socialistas y podemitas, con lo que se pone en evidencia que la moción de censura, unida a la radicalización ideológica que representa el presidente del Gobierno, ha perjudicado el voto de Podemos, que es el partido que menos fidelidad guarda entre sus votantes y el que más apoyos trasvasa a los socialistas.

Aún así, la radiografía demoscópica de la situación política española demuestra que se mantiene la fragmentación del voto, por cuanto el partido que está en cabeza, el PSOE, apenas superaría el 26 por ciento de los sufragios, con sólo un punto porcentual por encima del PP. Hay que anotar, también, un repunte significativo de la abstención, que sube más de 4 puntos con respecto a la registrada en los últimos comicios. «NC Report» también ha requerido la opinión de los ciudadanos sobre las primeras medidas adoptadas por el nuevo Gobierno con unos resultados que deberían hacer reflexionar a Pedro Sánchez sobre sus expectativas de mejorar sus actuales porcentajes de voto en el corto y medio plazo.

Así, el 60 por ciento de los consultados consideran que las primera decisiones del Ejecutivo son regulares, malas o muy malas, frente al 29,6 por ciento que las califican de buenas o muy buenas. Es decir, ni siquiera todos los votantes del arco de la izquierda parlamentaria respaldan este inicio de gobierno. Los ciudadanos se muestran especialmente críticos con la agitación guerracivilista, que provoca una estéril crispación social, y, sobre todo, con cualquier concesión en política penitenciaria a los etarras.

En la encuesta, el 57, 7 por ciento se muestra contrario al acercamiento de presos, frente a un 33 por ciento que estaría a favor, y más de la mitad, el 50,9 por ciento, creen que Pedro Sánchez está haciendo concesiones a los nacionalistas. Por fin, un 65,8 por ciento de los encuestados consideran que no es una prioridad desenterrar a Francisco Franco y un 57,7 por ciento opina que tampoco es necesario abordar la Memoria Histórica.

La Razón

viñeta de Linda Galmor