EL 853 Y EL 854

Hasta que un grupo de la Eurocámara los acepte (tienen echada la instancia a Los Verdes) el 853 y el 854 forman parte del de los No Inscritos, toda vez que el Parlamento Europeo no tiene un grupo específico para «Fugados de la Justicia tras intentar consumar un golpe de Estado en su país», así que por ahora se les ha encontrado ese acomodo.

El 853 y el 854 tomaron ayer posesión de sus escaños e intentaron montar el primer numerito sacando un cartel reivindicativo de otro delincuente, en su caso condenado en firme por sedición y malversación que, lógicamente, no puede ser eurodiputado.

Y poco más hicieron en el Hemiciclo pues media hora después abandonaban sus asientos y salían del plenario de Estrasburgo ya que lo de los incendios de Australia, tremenda catástrofe ecológica y humana, no les interesa «un comino», como a los socios de investidura de Sánchez les pasa con la «gobernabilidad de España».

Veinte minutos más tarde, el 853 y el 854 ya estaban dando una rueda de prensa, la segunda pues antes ya habían hecho declaraciones maldiciendo al Estado español, sapos y culebras, acompañados de una copiosa coia de «groupies» llegados desde la Generalitat y el Parlament, treinta y tantos separatistas a sueldo de los catalanes, que si se organizan bien montan un castillo humano allí mismo para llamar la atención.

En primera fila, Quim Torra, emérito racista al que la Justicia también ha inhabilitado como diputado del Parlamento catalán por desobediencia. El contenido de la rueda de prensa, que se alargó por espacio de hora y media, no se apartó del espíritu cagalástimas de todas las declaraciones que los dos forajidos llevan haciendo desde hace año y medio. Poca novedad.

Y entre tanta monserga «indepe» lo más interesante (y preocupante) es que el 853 y el 854 se mostraron convencidos de que Sánchez dará orden a sus eurodiputados de votar en contra del suplicatorio demandado por el Tribunal Supremo para que puedan ser juzgados de sus delitos en España. El doctor sigue siendo la mejor baza para el 853 y el 854, pues sabe que su estancia en La Moncloa depende enteramente de estas mercedes a quienes quieren romper España.

[El 853 y el 854 son Puigdemont y Comín, que no merecen ser llamados eurodiputados pues hace tiempo que deberían estar, junto al resto de los golpistas, en prisión y no manchando con su pringue delincuencial y sus gigantescas mentiras el corazón de la democracia europea]

Álvaro Martínez ( ABC )