EL ARTE INFAME DE UN ASESINO DE ETA

Un terrorista puede pintar los cuadros que quiera en la cárcel. Pero jamás debería contar con el amparo institucional para exponerlos.

Despreciando el clamor de las víctimas, el ayuntamiento de Galdakao -gobernado por Bildu- ha inaugurado una muestra en la casa de cultura municipal con los cuadros de Jon Bienzobas, que cumple condena de 266 años por varios delitos, entre ellos asesinatos como el del magistrado Tomás y Valiente.

Cuyos hijos denuncian la «despreciable intencionalidad política» de una exposición que la Audiencia Nacional no ha querido suspender.

Hasta Josu Erkoreka o Idoia Mendia exigen respeto a la memoria de las víctimas. 

Es una vergüenza blanquear a un asesino otorgándole credenciales de artista con medios públicos.

El Mundo