EL BREXIT ESPAÑOL: LA ESPANTADA

Tanto rollo con el derecho de autodeterminación de los vascos o el derecho a decidir de los catalanes, y la pesada burocracia europea, con los supuestos aliados en la unión, nos machacan a diestro y siniestro llevándole la contraria a nuestro estado de derecho y, de paso, como no podía ser de otra manera, al Estado de Derecho como institución jurídica, enmendado la plana a las leyes y sentencias de nuestro Estado Soberano en el punto clave que hace de cimiento de la unidad terrirorial.

Creo que los españoles también tenemos derecho a decidir si queremos que nos gobiernen desde Bruselas y la ONU o si preferimos la autodeterminación de nuestro pueblo.
Si queremos referéndums en todas las patrias chicas de nuestra Gran Madre Patria, empecemos por un Referendum que imite al británico. Si sale adelante por mayoría simple, aunque sea un voto, nos vamos, como hicieron los ingleses.
Nuestro Brexit podría muy bien llamarse la Espantada. Pues causa espanto la estrecha connivencia entre los destructores de las identidades nacionales y de las familias. Estos operan a todos los niveles de las administración pública y los poderes financieros, y tienen en su cúspide a oscuros poderes mundialistas que aspiran a hacer desaparecer nuestra cultura occidental, a base de inmigración masiva, descenso de la natalidad autóctona y pérdida de referentes sociales a los que poder aferrarse.
Hagamos ya el Referéndum: preguntemos a los españoles si quieren ser españoles en una España Histórica, o europeos, en una Europa que pronto será Eurabia, un caos en el que el que todos los logros del Occidente Cristiano se diluirán como un azucarillo en una sociedad líquida.
Demóstenes ( El Correo de Madrid )