EL CRIMEN ABSTRACTO

Nadie que no supiera o no recuerde lo que ocurrió en Barcelona hace un año podría, a tenor del homenaje a las víctimas, identificar el origen o la intención de los autores del atentado. La cuidadosa omisión del yihadismo en el guión oficial de los actos podría llevar a cualquier turista desavisado a concluir que a los viandantes de las Ramblas los atropelló un conductor borracho. Tampoco tiene nada de extraño dado que, cuando los cadáveres estaban aún calientes sobre el asfalto, las autoridades catalanas concentraron toda su energía en organizar un escrache a los representantes del Estado.

Las proclamas buenistas, tipo «ciutat de pau» -¿hay alguna ciudad capaz de proclamarse partidaria de la guerra en el mundo civilizado?-, han procurado con sumo celo envolver el crimen en un contexto indeterminado que evitase toda mención al terrorismo islámico. Desde la música de John Lennon -«Imagine» es una canción bellísima aunque llena de tonterías, o al revés- al melifluo comunicado, toda la conmemoración respondía a los melindres de un pacifismo vago, como el de esas actividades escolares diseñadas por pedagogos mojigatos.

Un pensamiento Alicia sólo roto por la rudeza imprecativa de los independentistas fanáticos -sí, es un pleonasmo-, a los que importan una higa los muertos mientras los dirigentes de la revuelta permanezcan encarcelados. Ni siquiera el orgullo nacionalista por su policía autonómica ha dado para una mención honorable a los agentes que acabaron con los asesinos a balazos. Ése era un recuerdo demasiado antipático, demasiado áspero para un ambiente tan remilgado.

Esta reacción de apocamiento, de ñoñería acomplejada, se ha producido antes en Inglaterra o en Alemania. De los países golpeados por la yihad, sólo Francia, y con poca convicción, se ha atrevido a plantarle cara. Las sociedades democráticas parecen más preocupadas de preservar su modelo multicultural fallido que de hacer frente a la evidente amenaza. En Cataluña, además, el nacionalismo está utilizando esa falsa integración para reforzar su política identitaria, atrayéndose con subvenciones y regalías a los líderes de las comunidades musulmanas con la idea de sumar masa crítica a su propia causa.

El atentado, planificado y cometido ante sus barbas, vino a romper con crudeza ese proyecto de convivencia balsámica pero los Torra, Colau y compañía no están dispuestos a permitir que la realidad estropee sus fantasías iluminadas. La elusión deliberada de todo componente ideológico o religioso encapsula la barbarie en una burbuja de contingencia abstracta. El pacifismo de salón, el blando relativismo de rebajas, sirve de coartada equidistante para soslayar la necesidad de afrontar una batalla en la que el enemigo ha empezado a ganar por el flanco de las palabras.

Porque los crespones, los himnos y las flores encubren la cobardía de no llamar a las cosas por su nombre.

Ignacio Camacho ( ABC )

viñeta de Linda Galmor