EL DEMEDIADO

El lugar donde tiene la cabeza el estrafalario presidente Puigdemont lo describen bien estos dos fragmentos de la entrevista que publica hoy La Vanguardia. El primero afecta a Europa. Apenas puede reprimir su resentimiento y su fracaso:

“Europa es un club [¡] de estados y se mantiene alineada con las posiciones del Estado español, así que es igual el camino que escojamos para votar”.

El segundo alude a las garantías que se dé a sí mismo el inverosímil referéndum que planea:

-El riesgo de incidencias es alto.

-Si resulta que no hay urnas en la mitad de las poblaciones y acaba votando sólo el 20%, probablemente tendremos que hacer una reflexión sobre el resultado y el porqué se ha producido esta situación. No es lo mismo conseguir poner todas las urnas que una acción del Estado te lo impida. Puede haber todo tipo de combinaciones.

-¿Una participación por debajo del 50% invalidaría la consulta?

-Esos límites sólo tienen sentido si hay un acuerdo. Si no lo hay, lo que prevalece son las normas habituales en los referéndums que se han celebrado en España. El de la constitución europea tuvo el 42,3%.

No es que estuviera dispuesto a romper un país con la mitad más uno. Es que le bastaría con menos uno, sin mitad, al demediado.

Arcadi Espada ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor