Un evento denominado Viva 21, bajo el lema «España en pie». La España Viva que patrocina la formación de VOX, organizó sendos actos de exaltación patriótica en IFEMA, Madrid, los días 9 y 10 del presente octubre. Los asistentes, unas veinte mil personas pudieron ver la verdad, hasta acariciarla y vivirla en las dos jornadas soleadas y de buen tiempo.

El primer día, el nueve, fue más festivo y el 10 de calado y discursivo en el que destacaron Ortega Lara, fundador de VOX y víctima de ETA, Javier Ortega Smith y el presidente de VOX, Santiago Abascal que demostró personalidad, nervio y madera de líder presidencial para conducir España.

Pero VOX no estaba sólo. Aparte de los variados artistas que animaron la fiesta del día 9 con la representación de las 52 provincias españolas, relevantes políticos de los países vecinos nos acompañaron y dejaron impresionados: véase la italiana Giorgia Meloni de Fratelli d’Italia, de blanco hasta los pies vestida, del primer partido en las encuestas del país alpino, y André Ventura de Chega, tercera fuerza política de Portugal.

La sensación no fue de soledad, si no precisamente de todo lo contrario a juzgar por la numerosa y animada asistencia y por los apoyos recibidos allende nuestras fronteras. No estamos solos frente a las locuras y humillación de un gobierno endemoniado que va a triturar España, aunque su última maldad está por ejecutar.

Fue un día para la historia, el domingo día 10, con la presentación de la Agenda España en VIVA 21, el acto político que abrió José Antonio Ortega Lara como ya dijimos, ejemplo de dignidad, y que concitó lo mejor de nuestra Patria, por desgracia en manos de sus enemigos.

Santiago Abascal dio la bienvenida al VIVA 21 con un histórico discurso donde explicó lo que representa este importante evento, que constituye un verdadero acto de exaltación de España en su más rica pluralidad. Este acto sólo ha podido ser posible con la participación de miles de patriotas venidos desde todos los rincones de nuestra nación para preservar y enseñar sus tradiciones, dijo.

A lo largo del discurso, Santiago Abascal ha reivindicado el legado histórico de España y el hecho de que somos una nación con vocación universal y con un destino en la Historia. Por eso debemos defenderla con firmeza.

En su Agenda destaca que todo ser humano tiene derecho a no emigrar, derecho a vivir, crecer y desarrollarse como persona en su propia comunidad nacional contribuyendo a su prosperidad de acuerdo con la cultura que a cada uno le sea propia.

También proponen la inmediata expulsión de todos los inmigrantes que accedan ilegalmente a nuestro país, que a España solo se entre de forma legal, ordenada y con la voluntad de integrarse y aportar al desarrollo de la Nación. Insisten en la eliminación de las ayudas públicas a inmigrantes en situación ilegal y de las subvenciones a ONGs, asociaciones o cualquier entidad que destine sus fondos a promover o ayudar a la inmigración ilegal.

Las medidas de Vox reclaman el endurecimiento de las penas contra las mafias de la inmigración ilegal, así como para quienes colaboren con ellas, ya sean ONG, empresas o particulares. «Se impondrán sanciones a aquellos Estados que promuevan oleadas masivas de inmigrantes o las que utilicen como arma diplomática y se ilegalizarán todas las entidades que colaboren con la inmigración ilegal».

Además, reclama que los inmigrantes ilegales no puedan empadronarse ni adquirir con ellos los beneficios y las ayudas correspondientes y que «cualquier persona que entre irregularmente en nuestro territorio debe saber que nunca podrá regularizar su situación en España».

Santiago Abascal fue desgranando uno por uno todos los problemas creados por el gobierno social-comunista, y que sufrimos todos los días. Se le olvidó alguno, y no es de extrañar; hay tantos…

Hoy pudimos escuchar el escándalo del líder del Frente Polisario, introducido ilegalmente en España por el gobierno, y por lo que el Sátrapa de Marruecos nos invadió de inmigrantes ilegales, en venganza al ser su enemigo. Brahim Ghali, líder del Frente Polisario saharaui, asesinó a trescientos pescadores canarios de los que no se pudo hablar.

El Frente Polisario, y su actual líder Brahim Ghali, no tuvieron ningún tipo de contemplación con los marineros y los mineros españoles, sobre todo con los canarios, aunque también había gallegos. Sus familias tienen grabadas a fuego las historias de aquellos afortunados que lograron sobrevivir a los ametrallamientos que realizaba el Polisario desde la costa, a los barcos que faenaban en los caladeros cercanos a la zona controlada por el régimen liderado por Ghali y que fueron las voces de sus compañeros que no tuvieron tanta suerte.

Ellos narraron las palizas y los asesinatos. Esto fue silenciado por los gobiernos, lo mismo que los cerca de 400 asesinatos etarras sin resolver. A los resueltos los suelta Marlaska cada cuatro días en las Vascongadas.

También se escucha hoy la respuesta que Irene Montero dio a la chica agredida y machacada en Reus por llevar una camiseta de VOX: no condena tal agresión, y dice que lo único que condena es el fascismo, a la vez que puso a los periodistas, lo que se dice, a caer de un burro. Como ya conocemos a la extrema izquierda no nos cae de sorpresa, aunque es imperdonable que esta gentuza esté cobrando y en el poder.

Por otra parte, mientras el «Pollo Carvajal» canta como un gallo de corral, y entrega al juez los contratos firmados por Chávez con Podemos; este otro gallo terrorista del Polisario está de moda. Lucía Jiménez, presidenta de la Asociación Canaria de Víctimas del terrorismo (ACAVITE) sale a la luz después de tantos años silenciada.

Y como el diablo no descansa, pues su personificación o Pedro Sánchez, saca el invento de descapitalizar Madrid, llevando instituciones y entidades públicas a otras provincias, para atacar a Isabel Díaz Ayuso. No sé qué le dieron en Ponferrada que ahora quiere llevárselo todo para el Bierzo; si ya con el botillo les llega.

Aunque media España (igual de destrozada que la otra media) no se enteró de su error, y adónde la llevan los que ella vota, en VOX hemos salido fortalecidos con este acto, donde pudimos ver, sentir apreciar y hasta acariciar la verdad. Ello fue toda una catarsis, en la comprobación de que la Verdad es invencible. El camino contra tanta molicie maligna, no es fácil, pero menos imposible.

Las cosas pintan bien. ¡Feliz día de la Hispanidad!

Fígaro ( El Correo de España )