En el torno se da forma a la arqueología del presente que nos conecta con la lejanía resguardada bajo el dolor que amamanta al ahora. El 13 de julio de 1997 la alada esperanza saltó al vacío, la vida soltó amarras, y tú emprendiste el viaje hacia otra dimensión. Hoy vivo con tus ojos y con la palabra esculpo el eco de todas las vidas que no viviste…

Un asesinato jamás tiene justificación posible. 72 horas de incertidumbre en las que todos fuimos Miguel Ángel. Esta es de esas fechas en que no se te olvida donde estabas. Lo recordamos como un relato de terror y eso no se puede borrar.
En estos días en Ermua ha hecho acto de presencia la LIBERTAD, que camina a cara descubierta, para luchar contra el olvido, porque no podemos permitir que se instale entre nosotros.
Se cumple el XXV aniversario de esa barbarie, que conmocionó a todo el país, y de la que nació el espíritu de Ermua, que sirvió para cimentar nuestra convivencia y trazó una línea divisoria que marcó un antes y un después en nuestra existencia democrática.
Se están realizando una serie de actos para honrar la memoria del concejal del PP, del secuestro y asesinato por parte de ETA.
Se le ha rendido, como se merece, un homenaje de Estado, presidido por su Majestad don Felipe VI, que veinticinco años atrás, siendo aún Príncipe de Asturias estuvo allí, consolando a su inconsolable familia y amigos.
No debemos olvidar la Historia, porque la unidad  nos hizo ganar la batalla contra el crimen, los atentados, las pistolas, la extorsión impuesta, los encapuchados, la coacción, el sometimiento, los coches bomba, la ejecución a sangre fría, EL DISPARO EN LA NUCA…
A Miguel Ángel el destino le jugó una mala pasada y lo colocó en el centro de la diana, cuando el único «delito» que cometió fue defender sus ideas.
Y precisamente este fue el comienzo de la pérdida de su guerra, la de los terroristas. Tanto sufrimiento simboliza el compromiso con la Democracia, y la solidaridad con todas las víctimas: Gregorio Fernández, Fernando Múgica y tantos más, y los que corrieron mejor suerte como Ortega Lara…
Hace XXV años la reacción social fue contundente y fuimos testigos de una respuesta imbatible en pro de la justicia y la dignidad.
ETA no fue capaz de conseguir que España se arrodillara, y eso le costó la vida al vizcaíno, como a otros tantos… Los españoles no olvidan, esta es la parte más oscura de nuestra convivencia democrática.
Es importante poner en valor la memoria y su necesaria pervivencia, al igual que la conciencia colectiva.
La injusticia y la cobardía hizo que nos hermanáramos, y vencimos con fuerza de voluntad.
El acto central de la conmemoración ha sido emotivo, sincero, profundo, verdadero, se ha desarrollado en el polideportivo que lleva su nombre.
PORQUE MIGUEL ÁNGEL NUNCA SE HA IDO…
Y Marimar Blanco y su familia han estado rodeados de calor, cariño y respeto.
Al final venció el argumento de las manos blancas, de la paz…
Anclada bajo el hábito la madrugada que se rompe por dentro, que toca el alma y cierra las bolsas mortuorias.
Por las latentes y redimidas arterias navega tu nombre…
«El honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios.» (Pedro Calderón de la Barca).
Pilar Redondo ( El Correo de España )