Con motivo de las elecciones para la Secretaría General del PSOE del 01/10/2016, Pedro Sánchez fue expulsado de mala manera por miembros de su partido de la sede de Ferraz que le acusaban de «pucherazo», a pesar de lo cual recuperó el cargo en las elecciones del 22/05/2017 ganando las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019 y formando un gobierno que concitó la hilaridad de todo el globo terráqueo el 27 de enero de 2021, fecha a partir de la que nuestros medios de comunicación han sido pródigos en crónicas de funestos sucesos que atribulan el ánimo de los mortales.

A partir de la última fecha se vienen sucediendo aciagos sucesos entre los que merecen citarse los frecuentes terremotos que nos obligarán a colocarnos anclas para asegurar nuestra estabilidad y proteger el mobiliario y enseres entre los colchones para su conservación.

Continúan las catástrofes con los incendios que amenazan convertir España en un desierto destruyendo la tradición de que, en la antigüedad, una ardilla podía cruzar nuestro suelo de árbol en árbol, como si la ibérica piel de toro fuera un territorio frondoso cubierto totalmente de bosque.

Nuestras adversidades continúan con las numerosas inundaciones que, al paso que van, obligarán a las ardillas a cruzar España en canoa.

No es posible eludir el sonoro fracaso de la ilegal acogida en España a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, ocasionando un notable alboroto político y la posibilidad de sentar en el banquillo a algunos ministros y hasta al propio Sánchez.

El pasado 8 de marzo de 2019, Día Internacional de la Mujer, Sánchez acogió las extremistas reivindicaciones de un feminismo que, anteponiendo su ideología a la salud general, se manifestó en la vía pública sin guardar las más elementales normas sanitarias dictadas al respecto por las autoridades gubernativas, lo que no parece descartar la posible incidencia del hecho en la evolución de la Pandemia COVID-19 que, según cifras oficiales y por tanto inferiores a los datos reales, ha causado hasta la fecha 4.943.855 casos con 86.185 fallecidos, según numerosas opiniones, por una pésima gestión oficial.

Prueba de la presunta responsabilidad del Gobierno en la gestión de la Pandemia COVID-19 es que el Juzgado de Instrucción nº13 de Madrid ha ordenado la apertura de diligencias contra la cúpula del Gobierno por su gestión de la crisis del coronavirus tras la querella de Abogados Cristianos contra el Ejecutivo por un presunto delito de prevaricación en la gestión de la crisis del coronavirus al no tomar medidas pese a estar informado de la letalidad del virus.

Asimismo es preciso reseñar la casualidad de que Pedro Sánchez finalizó sus vacaciones en la Residencia Real de La Mareta de la isla de Lanzarote el 21 de agosto y el 19 de septiembre, es decir a los 29 días, comenzó la erupción del volcán de la Isla de la Palma que cuenta hasta ahora con más de 400 inmuebles arrasados, 6.000 personas evacuadas, carreteras sepultadas por la lava, suspensión de las líneas regulares de autobuses, centros de enseñanza cerrados y más de 300 explotaciones agrícolas devastadas que tardarán más de 20 años en volver a ser fértiles.

Para remate de desgracias, según el servicio de monitorización de Copernicus cabe la posibilidad de que los gases que emana el volcán de la Isla de la Palma, principalmente de dióxido de azufre, pueden ser muy tóxicos para la salud humana y se desplazarán por la atmósfera previéndose que lleguen próximamente a España, Francia e Italia.

Pero todavía nos queda la traca final consistente en que. para evitar la suspensión de pagos antes de 2024, algunos países y el FMI abonan la posibilidad de que España comparta la soberanía de Ceuta y Melilla con Marruecos a fin de cancelar nuestra deuda pública, superior al 125% del PIB y sin precedentes en las últimas décadas, que actualmente asciende a 1.392.733 millones de euros.

El Proyecto de Ley de Memoria Democrática que el desGobierno del sujeto en cuestión, emulando a Zapatero aprobó el pasado 20 de julio, elimina en la práctica el derecho fundamental a la libertad de expresión imponiendo únicamente sus razones y silenciando a la disidencia aunque la misma trate de defender España, uniformando ideológicamente a los españoles.

A fin de evitar contagios, el gobierno ha dispuesto que los funcionarios trabajen en su domicilio sin proporcionarles medios al respecto, provocando el colapso en el pago de los ERTE y la parálisis de la administración de justicia, puesto que la mayor parte de los puestos de trabajo solo están preparados para ser presenciales: Portugal, con su Plan de Reducción y Mejora de la Administración Central, nos da lecciones.

Cuanto antecede alienta la creencia de que si nuestro personaje se compra un circo le crecerían los enanos pero el problema es que las singulares cualidades de nuestro personaje para atraer catástrofes, desastres y calamidades las soportemos los españoles por cuanto, en analogía con el sobrenombre de doctor «Cum Fraude» que se le ha venido aplicando por su discutido y discutible doctorado en Economía y Empresa, y en consonancia con los hechos que anteceden, merece también el sobrenombre de doctor «Cum Gafe».

Coronel Efrén ( El Correo de España )