EL EJEMPLO DE ESTEPONA

Ahora que Pablo Casado va formando equipo a su imagen y semejanza, me atreveré a sugerirle que cree una escuela de verano en Estepona. Allí habita el alcalde más votado de España, incluso por delante en porcentaje del vigués Abel Caballero.

Nada menos que el 71 por ciento de los votantes le dieron su apoyo. José María García Urbano, que así se llama el regidor, tiene la honra de haber aprobado las oposiciones de notario, registrador y abogado del Estado. En España, el mérito académico y profesional cuentan poco para el éxito político.

No hay más que ver las trayectorias de Pedro Sánchez, Irene Montero o Adriana Lastra. El primer edil de Estepona, además, ha trasformado su ciudad. Saneó el desastre económico de las arcas públicas, donde le dejaron un pufo de 600 millones.

Cumple cada legislatura con todas las promesas que hace a sus vecinos. No cobra sueldo municipal y va camino de convertir su localidad en la joya de ese emporio de riqueza que es el eje de la Costa del Sol.

Si Pablo Casado me admite el consejo, trataría de estudiar el fenómeno de García Urbano. En política, además de ganar, hay que convencer.

El Astrolabio ( ABC )