Detesto a las inmundas feministas
de género, teñidas de morado.
Detesto el feminismo desmadrado
de arpías odiadoras y abortistas.

Detesto a las violentas camorristas,
esclavas de un ficticio patriarcado.
Detesto, con profundo desagrado,
a las perversas femicomunistas.

Detesto a las (¡y a los!) del chiringuito
de donde se lo llevan calentito,
pues viven de robarnos la cartera.

Por último, detesto a los idiotas
que aceptan la vergüenza de las cuotas
y el cuento de las listas cremallera.

Fray Josepho ( Libertad Digital )

viñeta de Linda Galmor