EL GEN ESPAÑOL

Nunca sabremos qué es lo que argamasa la voluntad de una sociedad como la nuestra pero los resultados electorales siempre responden a un cierto sentido común que son incapaces de detectar las encuestas.

Cuanto más polarizada está una sociedad más razonable acaba siendo el día de las elecciones y eso es algo que jamas detectan los que se llaman a sí mismos expertos demoscópicos  porque son incapaces de entender qué es lo que hay detrás de los millones de ciudadanos que, sin ponerse de acuerdo, coinciden en repartir el poder con más sentido común que impulsos irracionales .

Los líderes de los  partidos políticos dibujan en período electoral  un escenario de confrontación  incompatible con el diálogo y el pacto, hacen mucho ruido, trasladan un ambiente enrarecido que los periodistas amplifican hasta hacernos creer que nos entramos convirtiendo en los protagonistas de una película de Almodóvar aquejados de un ataque de nervios. Luego llega el día D y el sabio pueblo español reparte las cuotas de poder con más sentido común del que esperan los torpes analistas y los sectarios hooligans.

Por lo tanto hay que reconocer los siguientes hechos:

El PSOE ha ganado pero poco, el PP ha perdido pero mucho, Ciudadanos ha subido bastante,  Podemos ha caído suficiente, y VOX ha pinchado  espectacularmente en sus expectativas, con lo que  este mapa significa que, a nivel nacional nadie, está para tirar cohetes de alegría porque el sabio pueblo español ha decidido que cada uno haga su penitencia porque en esta ocasión no había nadie que mereciese suficientemente su confianza.

No me olvido en este análisis de los partidos nacionalistas: el PNV sube, Ezquerra Republicana también y el caganer de Puignmont se queda en la insignificancia porque allá donde la justicia se hace un hueco siempre hay mayor premio para la dignidad del preso que come el racho en la cárcel que  para la cobardía del huido que se pone ciego a mejillones y chocolates en su guarida de lujo.

Los independentistas no van a ser socios necesarios para el gobierno de Sánchez pero tendrán suficiente peso para dialogar dentro de la ley y cumpliendo con las exigencias y requerimientos que se deriven del juicio en el que están compareciendo.

Estas elecciones son una oportunidad para que unos se moderen y otros cumplan con la penitencia que se les ha impuesto. El tema catalán va para largo porque,  más que un asunto político,  es un cáncer social con metástasis en una sociedad enferma, pero el escenario que dejan estas elecciones no es el peor de todos los imaginables porque la conllevanza se va a imponer a la tozudez en la política, aunque pasarán años hasta que la psiquiatría dé paso a la razón .

Si el Psoe puede gobernar sin pagar las condiciones leoninas que siempre han impuesto los nacionalistas de un lado y de otro, con la abstención de Ciudadanos y a Pedro Sánchez le viene a ver la Virgen de Lourdes y le da un poco de sentido común,  podríamos creer en los milagros y veríamos al doctor cum laude preñado de responsabilidad de estado.

No hay que olvidar que en democracia lo honorable es aceptar el resultado de estas elecciones porque así lo han decidido los españoles. Ahora hay que cruzar los dedos para que todo salga bien y ponerse a trabajar.

Diego Armario

viñeta de Linda Galmor