EL GOBIERNO COMUNISTA PROHÍBE LOS DESPIDOS Y ESTAFA A LOS AUTÓNOMOS

El gobierno comunista bolivariano, como todos los regímenes de izquierdas, piensa que teniendo el BOE, tiene el poder, sin ser conscientes, pues no han visto una empresa en su vida, de que la economía tiene sus propias reglas, que la legislación no entiende, ni puede dirigir.

El Estado, si de verdad quiere que haya prosperidad económica, lo único que tiene que hacer es molestar lo menos posible…

Dictar pocas normas, las mínimas imprescindibles y, sobre todo, dar seguridad jurídica, una administración de justicia rápida y eficaz, no como ahora, y poco más.

Bueno, sí, que el que la haga la pague, no como ahora, repito.

Pues bien, estos señoritos de vía estrecha, pijoprogres en público y burgueses en la intimidad, están dispuestos a acabar con los autónomos y pequeños empresarios.

Y es que no admiten, ni entienden, que una persona pueda vivir al margen de la teta pública, ganándose la vida honradamente, e incluso creando puestos de trabajo para otras personas.

Prefieren que la gente trabaje para el sector público, que desaparezcan el máximo de empresas privadas y autónomas, y que así todos dependamos de “papá estado”, o más bien del gobierno de turno, es decir, de ellos, los comunistas bolivarianos.

El real decreto de declaración del estado de alarma (BOE 14 de marzo), en realidad de excepción, por el confinamiento obligatorio de 47 millones de personas, que se dice pronto, obliga al cierre de un gran número de empresas, pero por si había alguna duda, se rectifica en el BOE del 18, en el sentido de que hay que seguir pagando a Hacienda y a la Seguridad Social, y, en general, todos los tributos autonómicos, municipales, etc., que pesan sobre nuestras carteras…

No contentos con ello, el BOE del 18, real decreto-ley “de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico” de la situación, se “acuerda” de los más de tres millones de trabajadores autónomos que hay en España, y dice que serán indemnizados “de prolongarse éste –el estado de alarma- durante más de un mes”.

Pues bien, como dicen en mi pueblo hecha la ley, hecha la trampa.

El Acuerdo del Congreso de los Diputados “de autorización de la prórroga del estado de alarma”, BOE de 28 de marzo, indica que: “Dicha prórroga se extenderá hasta las 00:00 del día 12 de abril de 2020”, es decir:

Del 14 al 31 de marzo, van 18 días.

Del 1 al 11 de abril, son 1 días.

Total, 29 días.

En otras palabras, los autónomos no van a recibir ni un céntimo de ayudas, y todo el coste de la incompetencia criminal del gobierno, correrá sobre sus hombros…

Si hubieran incluido el domingo, día 12, y el estado de alarma terminara el citado día, estaríamos ante 30 días, ¿y quién se atrevería a decir que 30 días no es un mes…?

Se prohíben los despidos aunque las empresas estén arruinadas, o incluso desaparecidas.

El BOE de hoy, 28 de marzo, y por razones obvias casi no he tenido tiempo de estudiarlo y analizarlo en profundidad, publica el real decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, “por el que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados del COIV-19”, o más bien de ese virus terminal que es el actual desgobierno, y como medida estrella, su artículo 2 dice que: “La fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido”. ¡Con dos cojones!

Lamentablemente esta gente que no han visto una empresa en su vida, pagado una nómina en el sector privado, abierto la puerta de un despacho profesional, o levantado la persiana de un establecimiento abierto al público, no se dan cuenta de que la actividad económica y empresarial tiene sus propias leyes de mercado, que el BOE no entiende, y los comunistas bolivarianos, todavía menos!

Dentro de poco vendrán los lloros y el rechinar de dientes.

“Señores” votantes de Unidas Podemos, tontos útiles de la PSOE, y separatistas catalanes y vascos, que ha empiezan a pedir ayuda a esa España que tanto desprecian, ¡disfruten de lo votado!, y digo esto por no decir ¡Jodanse!

Lo malo es que nos están jodiendo a todos.

Ramiro Grau Morancho ( El Correo de España )

viñeta de Linda Galmor